La ciencia y la práctica del aprendizaje socioemocional

aprendizaje socioemocional

Stephanie Jones, docente de la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard, EE.UU., abordó las estrategias que hacen que un programa de aprendizaje socioemocional sea realmente efectivo, en una conferencia online organizada por el CPEIP del Ministerio de Educación y la Fundación Educacional Seminarium.

04.03.2021 El Laboratorio de Enfoques Ecológicos para el Aprendizaje Socioemocional (EASEL), de la Universidad de Harvard, es el centro de operaciones de la docente Stephanie Jones. Allí la académica y su equipo exploran los efectos de las intervenciones socioemocionales de alta calidad en el desarrollo y logros de niños, jóvenes, docentes, padres y comunidades.

Un tema en el que ella se ha especializado a lo largo de su carrera. De hecho, los últimos 10 años los ha dedicado a investigar el impacto de las intervenciones de aprendizaje socioemocional principalmente en la educación preescolar y primaria, en los resultados académicos y de comportamiento y en las prácticas de aula.

Pero, ¿qué sabemos después de 30 años de investigación acerca de las habilidades sociales y emocionales? ¿Y qué sabemos acerca del tipo de programas o estrategias que hacen una diferencia, que son realmente efectivos? Esas son algunas de las preguntas que la experta abordó durante una conferencia online organizada por el CPEIP (Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas) del Ministerio de Educación y la Fundación Educacional Seminarium.

Dentro de su charla, Jones manifestó que las habilidades sociales y emocionales tienen una alta capacidad de predicción, es decir, están vinculadas no solo al éxito escolar, sino al éxito que tendrá una persona en su vida futura en múltiples dimensiones: acceso a la educación superior, salud mental y física, remuneraciones, entre otras variables.

Asimismo, destacó que las estrategias en el ámbito socioemocional que se aplican en la infancia temprana tienen un impacto potente en las habilidades que tendrán estos niños en el futuro.

Pero para que un programa de esta índole sea efectivo, asegura Jones, es fundamental que incorpore “la instrucción explícita de los aprendizajes socioemocionales”. Aquí se trata de enseñar a los niños a resolver problemas entre ellos, a observar y entender el tipo de claves sociales que se están compartiendo para que puedan responder adecuadamente y que tengan un sentido para ellos. “Eso podemos enseñarlo directamente, incluso podemos apoyar a los niños a que practiquen este tipo de habilidades mientras están haciendo otras cosas, por ejemplo, una tarea de matemática. Pero aquí hay algo esencial que destacar: el tipo de actividad tiene que ser comprometedora, los niños tienen que sentirse emocionados e interesados, y para ello hay que abordar temas que les interesan. A los más pequeños les encanta, por ejemplo, hablar de su cerebro, de sus emociones y de sus interacciones con otras personas en el mundo”.

Hoy existen numerosos programas de educación socioemocional, pero la experta está consciente de que no todas las escuelas y liceos cuentan con el tiempo y los recursos para llevar a cabo esos programas, que muchas veces, dice, resultan complejos de aplicar. Y aquí el trabajo del laboratorio EASEL cobra centralidad, pues hicieron un proyecto que básicamente pone al acceso de todas las personas una serie de estrategias desarrolladas a partir de los elementos en común que tienen reconocidos programas del ámbito socioemocional.

Estas estrategias, que se presentan como instrucciones muy simples y directas, fueron diseñadas para que sean optativas y se puedan adaptar en función de la intencionalidad y expectativas del profesor/a. Es posible descargarlas, en formato de tarjetas, en el sitio web https://ggie.berkeley.edu/practice

Le invitamos a ver la conferencia completa de Stephanie Jones en el siguiente video:

Por equipo Revista de Educación